Desinformación y Ciberataques

Escribe Matías Banchero, CEO y founder de Banchero INC

2022. Año del tigre. Atrás queda la pandemia y Ucrania resulta la excusa para encadenar a Prometeo o dicho más claro: el nuevo orden mundial. La figura de Prometeo, por un lado, representa la voluntad de tomar de los dioses el fuego y entregarlo a los humanos para que prosperen. La segunda figura que quiero proponerles es la del gatopardismo, que sintetiza el concepto lampedusiano “que todo cambie para que nada cambie”(1).

Estamos sin dudas frente al comienzo de una nueva era donde la energía sigue siendo un eje central del reordenamiento global al igual que lo era en la época de Prometeo. Y quienes se encargan de encadenarlo son los mismos que hoy se encargan de planificar el nuevo orden mundial. No otros que los poseedores de las nuevas tecnologías, herederos de Hefesto que con su caja de herramientas facilitan la tarea de sujetar al titán a la roca, para mostrar al mundo qué sucede cuando desafiamos a los dioses de nuestro actual olimpo.



Desde una perspectiva tecnológica con énfasis en el gobierno del dato les propongo los siguientes interrogantes: ¿Cómo se define el nuevo orden mundial? ¿Qué papel tienen las redes sociales/medios de comunicación? ¿Cuánto hay de desinformación? ¿Por qué resulta atractivo polarizar? ¿Estamos a las puertas de un orden bipolar? ¿Cuáles son las herramientas que trae Hefesto? ¿Cómo nos disponemos a clavar firmemente a Prometeo? o dicho sin analogías: ¿Qué herramientas tecnológicas aseguran el nuevo orden mundial?

Cada una de estas preguntas las iremos trabajando a lo largo de mis columnas de opinión.

Para comenzar, en la Unión Europea hemos pasado de los NextGen bajo el lema "es el momento de trabajar para crear una Europa más ecológica, más digital y más resiliente" a leer sobre centrales nucleares, regreso a la utilización de energías tradicionales y aumento de inversiones en los presupuestos de defensa de la OTAN. Toda una señal.

Desinformación: ¿Qué se discute en la nueva plaza pública (digital)?
El debate acalorado se da en redes sociales como Twitter donde las tendencias en España al momento en que escribo la nota son: Odessa, Azov, Rusia, OTAN, #RusiaWarCrimes y Ucrania. Redes sociales como fuentes de información, desinformación o sobre-información que luego llegan a nosotros como observadores de segundo, tercer o n-ésimo grado en formatos tan variados como videos, memes, GIFs, stickers. Esas mismas redes son las que de forma opaca, sin que sepamos si es el algoritmo o intereses enmascarados, dan forma a la opinión pública y centran el eje del debate donde les apetece.


Ciberataques y ciberdelitos: ¿Asistimos a una nueva fase de la ya fracturada internet? ¿Por qué aumentan (mucho más) ciberdelitos y ciberataques en este contexto de conflicto? Para entenderlo mejor, revisemos dos áreas claves.

- Comunicaciones/Información: Se observa una fractura a nivel de aplicaciones, infraestructura y servicios digitales disponibles entre el "mundo libre", China (con su gran muralla digital) y ahora Rusia, con su RuNet donde hoy en día Facebook, Twitter y TikTok se encuentran fuera de servicio (por solo citar unos ejemplos).
- Económico/Financiera: a la vista están los debates sobre alternativas al sistema internacional de pagos SWIFT. Aparecen opciones como el CIPS o bien pagos en rublos, en oro a cambio de energía barata como aparentemente va a firmarse entre India y Rusia.

Y como todos ustedes saben estos quiebres o fracturas son el terreno ideal para ciberataques y ciberdelincuentes que intentarán sacar tajada.

Hasta ahora, logro diferenciar tres actores o categorías de actores. Por un lado quienes intentan defender sus activos digitales, por otro lado quienes buscan atacar o inutilizar los activos digitales de sus adversarios y, en tercer lugar, quienes intentan ganar dinero a partir del robo de datos, propiedad intelectual o meros ciberdelincuentes que se aprovechan de la situación.

¿Qué recomiendo hacer a título personal o dentro de nuestras organizaciones? Dar pequeños pasos y evitar que este contexto nos abrume. Para ello, permítanme introducir tres recomendaciones que pueden llegar a serles de utilidad a la hora de abordar esta realidad compleja y multidimensional desde la ciberseguridad:

1. Entender que un ciberataque se transformará instantáneamente en un problema suyo o de vuestra empresa e impactará directamente en nuestro día a día, por lo que tener planes de contingencia o continuidad digital es clave tanto para personas físicas como para nuestros negocios.
2. Tener clara nuestra interdependencia con el mundo digital (es decir, dónde se encuentra alojada la web de mi negocio, quiénes son mis proveedores de servicio, dónde están mis datos en la nube...). Desconocer conexiones con proveedores, clientes o permisos de accesos a amigos o familiares a nuestras cuentas puede presentar un riesgo muy elevado.
3. Desarrollar una mentalidad orientada a la ciberseguridad: Habilitar autenticación multifactorial, tener contraseñas seguras, tener presente que es un phishing. En definitiva: instruirnos en la materia e intentar estar al día.







Referencias.

(1) Il Gatopardo. 1958. Giuseppe Tomasi di Lampedusa.
El «gatopardismo» o lo «lampedusiano» es, en ciencias políticas, el «**cambiar todo para que nada cambie**», paradoja expuesta por Giuseppe Tomasi di Lampedusa (1896-1957). La cita original expresa la siguiente contradicción aparente: "Si queremos **que todo** siga como está, es necesario **que todo cambie**".

(2) "La escena representa una región montañosa, en los confines del mundo, cerca del mar. Llegan FUERZA y VIOLENCIA, traen prisionero a PROMETEO. Les sigue HEFESTO con sus herramientas de herrero. Se disponen a clavar al titán en una escarpada roca". Prometeo Encadenado - Esquilo (2)

(*) Matías Banchero: CEO y fundador de DURCH-AI


Comentarios

Comparte tu opinión con los lectores