Equipos de Alto Rendimiento

Escribe Mónica Fernández Ruiz, Coach para el desarrollo del talento en las organizaciones y Directora de RRHH en un centro especial de trabajo

Cuando hablamos de Equipos de Alto Rendimiento (EAR) lo primero que se nos viene a la mente como máximos responsables de las personas en la organización, es algo así como “Genial. Dime que tengo que hacer para que mis personas rindan más”. Pero el tema no va por ahí.

No se trata de hacer o decir algo a tus personas, sino de crear el escenario idóneo para que ellos puedan -y quieran- desarrollar su creatividad, aportando todo su potencial a la organización.

Necesitamos despertar el potencial de cada una de esas personas que un día decidieron que querían trabajar para nosotros. Cada uno de ellos esconde un talento que, en la mayoría de los casos, está parcialmente dormido, dormido en su totalidad o lo que es peor, apagado por la propia organización.

Llevo toda mi vida trabajando en el área de las personas dentro de las organizaciones y es terrorífico ver cómo las personas, en un primer momento, en la selección y en los primeros meses tras la contratación, están ilusionadas, tienen ganas de aportar, de ayudar a crecer a la organización, pero poco a poco esa motivación intrínseca se va apagando por una mala gestión y por un mal liderazgo. Esto no nos lo podemos permitir. Ni para nuestras empresas, que nunca serán competitivas, ni para nuestras personas a las cuales apagamos toda su luz.

Por lo tanto, si queremos crear EARs en nuestra organización, necesitamos crear un clima de confianza, bienestar y felicidad como ya adelantamos en el artículo anterior.

Hoy te avanzaré otro punto importante en el desarrollo de las personas y en la creación de los EARs, y es el líder. Yo le llamo el Talent Leader.

Además de crear el clima idóneo para su desarrollo, necesitamos poner a la cabeza de nuestros equipos verdaderos Talent Leaders. Personas que creen en las personas, en su potencial y en su grandeza. Personas capaces de ver el potencial, desarrollarlo y ponerlo al servicio de un objetivo en el que se cree.

Veamos cuales son estas cualidades de las que te estoy hablando:

- Liderazgo interior. Sabemos que no se puede llevar a alguien donde nunca se ha estado. Por eso la primera cualidad de nuestro Talent Leader es su propio liderazgo. Trabaja en su desarrollo personal para estar al mando de su vida. Gestiona su mente a su favor y trabaja en un mindset ganador.

- Inspira. Sabe perfectamente que la mejor manera de impactar en las personas es inspirar a éstas a través de su ejemplo y así lo hace.

- Apasionado/a de las personas. Cree en las personas y en sus recursos. Sabe que en cada Ser humano hay grandeza y un potencial que está más o menos oculto, pero que siempre existe. De esta manera, creyendo en que existe en cada persona, es capaz de desarrollarlo.

- Fórmula del desarrollo individual. Conoce y aplica la fórmula del desarrollo individual de personas:
1. Cree
2. Potencia
3. Desarrolla
4. Valora


- Crear equipo. Reconoce el talento individual, conoce los puntos fuertes de cada persona y sabe unirlos al servicio de un objetivo común en el que todos creen.

Las empresas necesitan hacer un cambio de paradigma y creer de corazón en su recurso más importante y con mayor capacidad de crecimiento, sus personas.

Vamos a crear líderes que ayuden a los equipos a funcionar de manera perfecta, y a desarrollar soluciones que lleven a la empresa a alcanzar sus objetivos.

Piensa en tus líderes, piensa en las personas que tienes al mando de tus equipos y ayúdales a convertirse en Talent Leaders.

Si me vas conociendo ya sabrás que adoro el poder de las preguntas porque nos hacen reflexionar y mejorar. Así que aquí te dejo algunas de ellas para que te ayuden en tu desarrollo como persona y como profesional:

¿Crees que tus personas están funcionando a su máximo potencial?
¿Cómo crees que sería tu organización si lo hicieran?
¿Tus líderes saben realmente desarrollar a sus personas y potenciar a sus equipos?
¿Cómo sería tu organización con Talent Leaders en todos tus equipos?


Son preguntas para ti. Responde siendo honesto, y ve más allá de ese diablillo que todos tenemos y que nos intenta sabotear diciéndonos que todo está bien. Atrévete a contestar y toma acción para mejorar aquello que creas que tienes que mejorar.

Aquí estoy para echarte un cable. Por un mundo mejor, empresas con alma. Hasta la próxima entrega.

(*) Mónica Fernández Ruiz: Coach para el desarrollo del talento en las organizaciones y Directora de RRHH en un centro especial de trabajo.


Comentarios

Comparte tu opinión con los lectores